Calm female executive meditating taking break at work for mental balance, mindful businesswoman feeling relief and no stress doing yoga at work ignoring avoiding stressful job and paperwork in office

El Yin y el Yang de la Inteligencia Emocional

Con frecuencia hablamos de inteligencia emocional y en los últimos tiempos, lo llegamos  a considerar un habilitador de cómo llevar la vida en medio de las circunstancias. Interpretamos, probablemente de manera errónea, que solo debemos sentir, las llamadas emociones positivas y si bien es cierto, estas son las que generan una bioquímica que son beneficiosas para el cuerpo humano, cada emoción nos aporta un balance en nuestra vida, cuando las reconocemos, ya que no se trata de bloquearlas, sino de gestionarlas.

Pienso en el Yin y el Yang, cuando considero los principios de esta filosofía de origen Chino  que plantea la existencia de dos fuerzas complementarias que son esenciales en el universo.   Describe las dos principios de fuerzas  fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas: hay luz y hay oscuridad, hay frio y hay calor, hay el día y la  noche, hay femenino y hay masculino, hay el sol y la luna y sin extendernos en  los múltiples ejemplos, la reflexión asociada a las emociones sería: hay alegría porque también tenemos momentos de tristeza, así también relacionan el amor y el odio, la paz y la tormenta interna y otras tantas emociones que parecen el espejo de otra emoción en contrasentido. Visto así, no habría emociones buenas o malas, más bien la reflexión es: con una aprendemos a reconocer la otra y con ello comprender que unas son energizantes y otras nos drenan las energías.  Estas últimas deben ser observadas y manejadas para que permanezca en nosotros limitadas en el tiempo, tal que no lleguen a producir en nuestro cuerpo enfermedad y deteriore nuestra salud.

Esta dualidad en el yin y el yang, también existe en las emociones de manera equilibrada porque al sentir tristeza podemos soltar emociones derivadas de pensamientos y situaciones que puedan bloquear nuestro flujo energético, que tarde o temprano puede verse reflejados en nuestra salud y bienestar.

Por eso, mientras más me acerco a conocer sobre las emociones, más profundizo en el autoconocimiento, que de acuerdo a Daniel Goleman, reconocido por su libro Inteligencia emocional,  describió las cinco competencias de la inteligencia emocional: Autocontrol, Motivación Personal, Conocimiento de sí mismo, la Empatía y las Habilidades sociales, siendo el  conocimiento de uno mismo,  la base sobre la que se construyen todas las otras capacidades de la Inteligencia. Es la capacidad umbral, si tenemos desarrollado el auto-conocimiento, por su  efecto multiplicador, se desarrollaran de manera más fluida, las restantes competencias.

Esto tiene un impacto en las relaciones personales, los equipos de trabajos, el clima laboral y por ende los resultados de nuestra gestión.

Finalmente, dice Tony Robbins, si tienes el objetivo y tienes las herramientas, pero aún no obtienes los resultados, es porque tienes conflictos internos que deben ser alineados. Esos conflictos te hacen avanzar dos pasos y retroceder tres.

La invitación es a la reflexión, meditación, ejercicio de la consciencia, o lo que decidas y  te lleve al autodescubrimiento y probablemente a tu éxito deseado.

Con cariño y vocación de servicio.

Msc. Ysbelia Estrada

Directora

Visítanos en www.yceaconsulting.com

Etiquetas: Sin etiquetas
0

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *