stress-2051408_1920

Flexibilidad y Resistencia: Competencias medulares en un líder MiPYME.

En tiempos pasados, era clave para un Empresario del sector MiPYME, saber gerenciar desde las competencias técnicas (el “core” del negocio) y con ese nivel de dominio, fueron capaces de hacer crecer sus negocios y eventualmente mantenerlo, en un buen porcentaje de casos,  y aunque siempre ha existido el temido “valle de la muerte” de las empresas, eran menos las exigencias de competencias en las personas que emprendían un negocio hasta llevarlo a la  formalidad de una empresa.

Entre las décadas de 1950 y 1980, muchos europeos, del Medio Oriente y Asia,  emigraron hacia Latinoamérica, y con sus habilidades básicas, pero con mucho tesón y persistencia, lograron hacer de su ocupación, empresas que lograron mantener por décadas, unas más que otras, y muchas de ellas lograron  sobrevivir. Fue una época de hacer a través de las “manos”.

Posteriormente, ya las exigencias se elevaron a desarrollas habilidades gerenciales y junto a sus nuevas generaciones, profesionales y colaboradores comprometidos, construyeron sólidas empresas. Fue la época en los que “babyboomers” y de la generación “X”, lograron sus objetivos y además de “manos”, incorporaron “mentes”, para hacer más profesional, la gestión empresarial.

Cruzando el umbral del milenio del año 2000 y tiempos  posteriores, nos ha llevado a gerenciar a través de “manos, mentes y corazón”.

Pocos años pasaron para empezar a ver entornos cada vez más amenazantes, complejos, volátiles e inciertos como los experimentados después de la crisis financiera internacional del 2008. En adelante, se puede inferir que casi no hemos tenido una meseta de estabilidad que nos permita un mínimo de “oxigenación” para retomar fuerzas para un equilibrio y crecimiento. Por supuesto y como siempre, con sus particularidades en cada sector,  región y país. Llegamos a las fuerzas vivas de la economía del conocimiento.

Ya lo político – económico – social  y hasta lo tecnológico, se vuelve un cuasi-contexto estrechamente interrelacionado. De allí que estas circunstancias que son globales y sectoriales, son cada vez más un desafío “de todos” por su impacto  y para casi todos por su alcance.

¿Qué nos queda? Nada directo (son variables exógenas)  y mucho (enfrentarlo con estrategias, desde las fortalezas y posibilidades individuales y organizacionales). Para ello, hay que prepararse y habilitarse.

Menciono el hecho de prepararse, porque no tendrás un guion o receta única para enfrentar cada circunstancia. Más si debes prepararte para estar habilitado con herramientas y especialmente gestionar el cambio y toma de decisiones con agilidad y asertividad. En fin, fortalecer las competencias técnicas transversales de tendencias (tipo habilidades digitales, por ejemplo), pero principalmente con competencias espirituales.

Si!, has leído bien. Me refiero que para salir adelante, hoy día, no solo debemos contar con inteligencia emocional, sino también inteligencia espiritual y gerenciar desde los valores y desde la complejidad.

Suerte a todos. Nos espera la transformación!

Con cariño y vocación de servicio.

Msc. Ysbelia Estrada

Directora

Visítanos en www.yceaconsulting.com

Crédito foto: Gerd Altmann en Pixabay

Etiquetas: Sin etiquetas
2

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *